Recuerdos de una isla mágica. En algún tiempo…llamada Ombrion, El Hierro (Islas Canarias)

En alguna ocasión, quien no ha sentido la necesidad de desconectar de la rutina y su mente ha pedido a gritos, un nuevo escenario donde reflexionar y poder perderse. Cuando decidí viajar a “El Hierro“, no imaginaba las buenas vibraciones que me iba a proporcionar. Nada más aterrizar y bajar del avión, su pequeño y coqueto aeropuerto, también llamado “Los Cangrejos” te hace sentir diferente.

Este rincón del Atlántico esta preparado para un descanso garantizado. Sus amables habitantes, los que un día fueron llamados bimbaches, hoy herreños, parecían ajenos al estrés, a pesar de que, unos meses atrás, durante 2011 habían sufrido una importante actividad sísmica, consecuencia del capricho de un volcán submarino, protagonista de que, una foto realizada por la NASA de la isla más occidental del archipiélago canario haya sido considerada la mejor en el 2013 por los internautas.

Aparentemente, el volcán estaba tranquilo y disfrutamos de un descanso merecido. El comienzo del viaje nos sorprendió bastante nublado y con una temperatura cálida, el recorrido en coche hasta el Balneario Pozo de la Salud, estuvo pasado por agua. Este balneario-hotel se encuentra en una zona solitaria, en la costa de Sabinosa, muy lejos del mundanal ruido. Lo mejor de este hotel es su ubicación, donde las vistas a un océano infinito transmiten un poder inmenso. Es impresionante ver anochecer con el efecto combinado de un mar salvaje, acantilados de basalto negro y majestuosas montañas que te empequeñecen, aún así refuerzan tu paz interior, mientras la brisa refresca tu cara.

Cuantas veces habremos oído el dicho: “una imagen vale más que mil palabras”, ahora bien, si no eres previsor, un descuido tecnológico te puede jugar una mala pasada y si tienes la fortuna de perder el material fotográfico de esta joven isla declarada reserva de la Biosfera por la Unesco, tendrás que recurrir a los recuerdos grabados en tu mente. Puede ser un pensamiento abstracto, pero ese salto de la imaginación, te ayudará a que este magnifico lugar no caiga en el olvido…, buscar mil excusas para volver de nuevo, quedar deslumbrado por la maravilla de sensaciones que ofrece y la posibilidad de recuperar una buena dosis de energía.