Parque Nacional do Iguaçu. Brasil.

Reconstruir viajes exige tiempo y resulta difícil expresar con palabras. Sin duda, compartir imágenes alivia la tarea de escribir. Uno no elige ser español, argentino o brasileño, por eso siempre me he considerado ciudadana del mundo. Los aviones hacen alarde de su magia y nos mueven por los diferentes puntos del planeta. Un día sales de España, vuelas a Argentina y en cuestión de pocas horas apareces en Brasil.

_DSC8251

Han pasado once años desde que estuve en las Cataratas del Niagara y aún recuerdo cómo me impactaron. Me encontraba de nuevo en medio de un paraje natural único, en pleno corazón de la selva.

_DSC8247

Sostenía la cámara con las manos de una mera espectadora que se dejaba seducir por unos conmovedores saltos de agua que se deslizaban como velos engalanados.

_DSC8253

El Parque Nacional do Iguaçu se mostró inmenso. El camino transcurrió entre pasarelas que ponían de manifiesto una belleza exponencial con cada paso. Nos encontrábamos frente a los saltos que desembocaban sobre el el Río Iguazú. Los miradores ofrecían una panorámica excepcional.

_DSC8255

Un paréntesis para situarnos geográficamente: el “Parque Nacional do Iguaçu se encuentra a 17 km de la ciudad de Foz do Iguaçu, en el extremo oeste del estado brasilero de Paraná, y fue declarado Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO en el año 1986”.

_DSC8258

Avanzábamos por el sendero en medio de un entorno envidiable con gran trascendencia ecológica, que nos premió con algún que otro mono camuflado entre los árboles selváticos.

_DSC8265

Seguíamos conectados con la naturaleza y nos sentíamos capaces de apreciar detalles que en otro momento de nuestras vidas podrían parecer insignificantes, como el paseo de una hormiga.

_DSC8274

El cielo estaba nublado y las plantas a nuestro paso, eran altas y salvajes. Emociones intensas recorrían nuestro cuerpo embriagado con cada una de las más de 200 cascadas de agua que discurrían a lo largo de la grandiosa panorámica.

_DSC8287

Durante las tres o cuatro horas que dura el sendero hasta la pasarela de la Garganta del Diablo pudimos divisar alguna de tantas aves que habitan en el parque. La belleza y la humedad impregnaban el ambiente.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por algo las Cataratas del Iguazú fueron declaradas en el año 2011 como una de las 7 Nuevas Maravillas Naturales del Mundo. Las imágenes hablan por sí solas.

_DSC8292

Observábamos con el rostro expectante. La naturaleza vital y colorida simpatizó con nosotros hasta el final del recorrido.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El vapor de agua era intenso. La cascada majestuosa hizo acto de presencia dejándonos boquiabiertos. Estábamos ante la Garganta del Diablo. Mágica, vibrante y rugiente descargaba su agua sobre el río. La neblina se mezclaba con los suaves reflejos del arco iris. Nos empapaba, nos dejaba sin palabras.

4 comentarios sobre “Parque Nacional do Iguaçu. Brasil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s